Bruxismo: ¿Qué es?

Bruxismo: ¿Qué es?

 

El bruxismo es un tipo de parafunción que se caracteriza por el apretamiento y/o rechinamiento de los dientes durante el día y/o la noche, debido a una actividad repetitiva de la musculatura masticatoria.

Es una de las actividades parafuncionales más estudiada, ya que afecta a más del 30% de la población (niños y adultos). ¿Qué queremos decir con el término parafunción? Este término se refiere concretamente a todos aquellos movimientos del sistema masticatorio que no tienen sentido útil, son involuntarios e incluso desconocidos por la propia persona.

Tipos de bruxismo

Existen diferentes tipos de bruxismo, dependiendo de si se realiza durante el sueño o durante el día.

 

El primero se denomina bruxismo de sueño y es el más común. Se caracteriza por contracciones breves y repetidas de los músculos masticatorios. Este tipo de bruxismo también es conocido como rechinamiento y suele ir acompañado con un sonido característico como consecuencia del contacto entre los dientes, que suele ser percibido por la pareja o compañero de cuarto, sin que el paciente sea consciente de ello.

 

El segundo tipo de bruxismo se denomina bruxismo de vigilia y se caracteriza por contracciones musculares sostenidas durante más de 2 segundos y  se caracteriza por el apretamiento de los dientes. La mayoría de los pacientes que lo padecen refieren sorprenderse al descubrir como apretaban sus dientes de forma involuntaria mientras realizaban alguna tarea que requería concentración o al encontrarse emocionalmente estresados.

 

Anteriormente el bruxismo se clasificaba, como bruxismo de día y bruxismo de noche. Sin embargo, debido a los distintos hábitos de la población, se consideró más apropiado hablar de bruxismo del sueño y bruxismo de vigilia.

 

¿Por qué aparece el bruxismo?

 

El bruxismo es una enfermedad multifactorial, por lo que existen diversos factores que lo pueden causar, como factores morfológicos que dependen de la anatomía dentaria, factores psicosociales como el estrés y factores patofisiológicos como alteraciones del sueño, uso de medicamentos y drogas, tabaco, alcohol…

 

Normalmente el bruxismo suele ser de tipo esencial o idiopático, esto quiere decir que no tiene causa aparente, pero existe otro tipo de bruxismo secundario que está relacionado con otras enfermedades como ictus, coma y parálisis cerebral. También hay fármacos que pueden provocar su aparición como los antisicóticos y los cardioactivos.

También el consumo de drogas como las anfetaminas, cocaína y éxtasis provocan su aparición.

 

Dolor de mandibula y dientes

 

El bruxismo constante y prolongado puede manifestar diferentes signos y síntomas como dolor de cabeza, de oído, dolor muscular tanto de la cara como del cuello, trastornos del sueño y desgaste oclusal de los dientes.

 

Lo normal es que una persona abra y cierre la boca entre 1.500 y 2.000 veces durante el día y que el contacto entre los dientes, a lo largo del día, sea entre 4 a 10 minutos, mientras que los bruxistas aumentan este contacto a 4 horas al día, esto se traduce en un aumento de la fuerza oclusal puntual. Lo normal es que un diente al contactar con su antagonista lo haga con una fuerza de entre 10 y 35 Kg, mientras que los bruxistas aumentan esta fuerza entre 150 y 300 Kg. Esto se traduce en desgaste dental en la zona donde contactan dichos dientes, fisuras y  fracturas dentarias,  con la consecuente pérdida de esmalte.

 

El esmalte es el tejido más duro del organismo y protege a la dentina de un ambiente hostil, como es el del medio oral. Continuamente estamos sufriendo cambios de temperatura bruscos, desde un café bien caliente a un vaso de agua helada, cambios de pH (dulces, bebidas carbonatadas, etc) lo que hace que se produzca sensibilidad dental, además de comprometer estéticamente al paciente.

 

Además, cuando los dientes soportan fuerzas superiores a las normales se produce la inflamación del ligamento periodontal, el cual se encarga de sujetar el diente al hueso, y una continuada inflamación puede provocar la pérdida de tejido óseo provocando retracción de la encía e incluso movilidad dental.

 

Pero el bruxismo no solo afecta a las estructuras dentarias, sino que también afecta a las estructuras musculares provocando hipertrofia de los maseteros, dolores miofasciales y a la articulación temporomandibular (ATM). Esta es la articulación que hay entre la mandíbula y el cráneo que permite los diferentes movimientos masticatorios junto con la musculatura.

Cuando existe patología oclusal, como es el bruxismo, se produce un desajuste de la ATM provocando dolor a la masticación, dolor de oído debido a su proximidad con éste e inclusión disfunción de esta, ya que va sufriendo un proceso degenerativo del disco articular.

 

Los síntomas antes mencionados no siempre están presentes de manera conjunta, lo que dificulta el diagnóstico, al no ser ninguno de ellos específico de la enfermedad.

 

Solicita tu cita ahora

Función de la férula dental

 

Uno de los tratamientos más utilizados para combatir el bruxismo es el uso de férulas dentales, que son dispositivos de resina acrílica transparentes y duras elaboradas por el Protésico Dental y adaptadas por el Odontólogo. Están hechas a medida y normalmente se colocan en la arcada superior (según las características de cada paciente).

 

¿Cuál es la función de la férula dental?

 

Su principal función es la relajación de la musculatura masticatoria y así reducir el desgaste dental. Por así decirlo, la férula actúa como barrera entre los dientes superiores e inferiores evitando que los dientes contacten, reduciendo el estrés muscular y los posibles problemas de ATM.

 

¿Cómo y quién la fabrica?

 

Para la fabricación de la férula dental es necesario tomar impresiones de la boca del paciente y diferentes registros oclusales con cera. Esto se manda al laboratorio, donde el Protésico la confeccionará. Una vez terminada, el Odontólogo se encarga de adaptar dicha férula sobre la boca del paciente para evitar que bascule.

 

¿Posee algún tipo de mantenimiento especial?

 

No, los pacientes portadores de férulas dentales deben cepillarse los dientes siempre antes de utilizarla, y cuando se retira de la boca es necesario cepillar la férula con un cepillo, agua y jabón. Lo que si es necesario es acudir a la consulta a revisiones periódicas para controlar que la férula no se desajuste y haga correctamente su función.

 

Férula dental y deporte

 

Como ya sabemos, practicar deporte es muy beneficioso para la salud pero tenemos que saber que existen cierto tipo de actividades deportivas que pueden provocar lesiones en nuestra boca, por lo que es necesario el uso de férulas deportivas o protectores bucales.

 

¿Para qué sirve un protector bucal?

 

Este tipo de dispositivos se utilizan para prevenir posibles lesiones tanto de las mucosas y de la lengua como de los dientes, que se pueden producir durante la práctica de ciertos tipos de deportes. Claro ejemplo de esto el boxeo, pero también es usado en todo tipo de deportes de contacto. Pero no solo protege el área bucal, sino que también amortigua los golpes que se reciben en la cara y el posible daño que se pueda producir en cabeza y cuello.

 

¿Funciona cualquier tipo de protector bucal?

 

Existen diferentes tipos de protectores bucales:

 

Protectores de clase I: Son los que se encuentran en tiendas deportivas. Están fabricados en silicona y  de medida estándar, por lo que no se adaptan bien a la boca. Son poco útiles debido a esta falta de personalización.

 

Protectores de clase II: Son iguales que los anteriores, la única diferencia es que son termoadaptables, lo que quiere decir, es que se calientan en agua y se colocan en boca para que se ajusten un poco más. Son más estables y protegen más que los anteriores.

 

Protectores de clase III: Estos últimos están hechos a medida en la clínica dental y es necesario para su fabricación la toma de impresiones de la boca del paciente. Cumplen todos los requisitos de una que debe tener un protector bucal ya que poseen buena retención por lo que no hace falta tener la boca siempre cerrada para que se sujete, son cómodos y fabricados en materiales 100% biocompatibles. La ventaja de este tipo de protectores que se pueden personalizar en función del tipo de deporte que se practique.

 

Férula dental para dormir

 

Como ya hemos dicho anteriormente, existe un tipo de bruxismo denominado bruxismo del sueño, comúnmente conocido por el rechinamiento dental. Es el tipo de bruxismo más frecuente y el más difícil de tratar, ya que el paciente lo practica mientras duerme sin ser consciente de que lo padece.

 

Una vez que diagnosticado de bruxismo, se le prescribe al paciente el uso de una férula dental para dormir para evitar que se siga desgastando el esmalte.

 

Al igual que las demás férulas, se realizan de forma personalizada a cada paciente con una toma de impresiones, su confección en el laboratorio dental y su colocación y ajuste por el Odontólogo.

 

Si se despierta con dolor de cabeza, cansado y su compañero de cuarto percibe que hace ruidos con los dientes al dormir, no dude en acudir a su Odontólogo de confianza, ya que un tratamiento precoz frena de forma eficaz los efectos del bruxismo que cuando ya está establecido y en estado avanzado requiere de un tratamiento multidisciplinar.

 

solicita primera visita gratis

La entrada Bruxismo: ¿Qué es? aparece primero en Cleardent.es.

Por favor, siganos
Share:

Dra. Edna Evelyn Diaz Oropeza

La Dra. Edna Evelyn Diaz Oropeza es graduada de la Escuela Militar de Odontología y Especialista en Prótesis Bucal graduada por la Escuela Militar de Graduados de Sanidad y con 23 años de experiencia en el área de la odontología le garantiza un resultado de acuerdo a sus expectativas para devolverle o mejorar su salud bucal.

Comments are closed.

Vasco de Gamma 200

Entre Av. Juan Pablo y Calle 2. Boca del Rio, Veracruz

2291158548

Llámanos hoy!!

Horario de Apertura

Lunes - Viernes: 11:00 - 18:00

Agenda

dra.edna@dentistaveracruz.com.mx
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial