¿Los implantes dentales son para toda la vida?

¿Los implantes dentales son para toda la vida?

Cuando nos sometemos a cualquier tratamiento dental deseamos poder disfrutar de los beneficios del mismo durante mucho tiempo, a ser posible, que su duración sea ilimitada. En el caso de los implantes dentales es mayor ese deseo ya que gracias a ellos se consiguen reemplazar piezas en la dentadura, un factor decisivo para la autoestima y el bienestar de la persona que sufre la pérdida de alguna pieza dental. Pero, ¿es esto posible? como casi todo en la vida, depende. Existen diversos factores que tienen que tenerse en cuenta para evaluar la duración de un implante dental.

De forma general, se suele decir que un implante dental presenta una vida útil de alrededor de 20 años pudiendo ser mayor esta cifra en la mayoría de los casos. Pero la verdad es que para que esta situación tenga lugar es necesario tener en cuenta las condiciones en las que se va a llevar a cabo la colocación de dicho implante, así como todos los materiales implicados en el mismo.

 

Componentes de un implante dental

Un implante dental es, de forma muy general, una pieza de metal fabricada de titanio que se inserta en los huesos de la mandíbula. A través de un proceso de integración esa pieza de metal acaba con el tiempo integrándose en los huesos, fundiéndose con ellos. Transcurrido ese tiempo de integración que puede durar unos meses, se coloca la pieza externa conocida con el nombre de corona que es la parte visible del implante dental.

Por tanto, los puntos clave que forman parte de un implante son la pieza de titanio que se debe fundir con los huesos maxilares y la corona. Como punto importante en la valoración de un implante debe tenerse también en cuenta la calidad de los huesos maxilares del paciente. No todas las mandíbulas son iguales, no todos los huesos tienen la misma densidad y calidad y por tanto la situación inicial antes de llevar a cabo la colocación de un implante es un punto muy importante del que puede depender en gran medida el éxito o fracaso de dicho tratamiento.

 

Calidad de los huesos maxilares

La calidad de los huesos de la mandíbula determinara la facilidad de colocación de la pieza de titanio del implante. Un hueso quebradizo, poco denso puede dar muchos problemas a lo hora de llevar a cabo este tratamiento.

La calidad de estos huesos está condicionada por una serie de factores, entre los que se pueden destacar:

La alimentación. La alimentación determina la salud en general y presenta una gran influencia en la salud bucodental. de esta forma, existen ciertos nutrientes que favorecen la salud de dientes y encías y conducen a huesos maxilares mucho más fuertes. Este es el caso del calcio, el flúor, la vitamina D, la vitamina A, y las vitaminas del grupo B. El consumo de alimentos pobres en estos nutrientes conducirá a la aparición de huesos mucho más debilitados y por consiguiente, desde el punto de vista de los implantes dentales, mayores dificultades para la colocación y mantenimiento del mismo.
El tabaco. El consumo de tabaco reduce el aporte sanguíneo en las encías y por ello conduce a una dificultad notable en el proceso de cicatrización durante el tratamiento con implantes dentales. Debe tenerse en cuenta si el paciente tiene el hábito de fumar antes de iniciar la colocación del implante, puesto que es un factor de riesgo a evaluar.
Mala higiene dental. Como consecuencia de una higiene dental deficiente se produce la acumulación de placa bacteriana que puede acabar produciendo un problema de mucositis o periimplantitis, es decir, puede producirse la infección de los tejidos que rodean el implante por parte de bacterias patógenas. En el caso de detectar la presencia de excesiva placa bacteriana antes de iniciar la colocación del implante es necesario eliminarla y mantener un estado de higiene de la boca apropiado tras la colocación. Es necesario educar debidamente a los pacientes para que puedan realizar una correcta limpieza de los dientes, evitando la acumulación de dicha placa antes y después de la colocación de la nueva pieza.
El bruxismo. Por bruxismo se conoce el hábito que tienen algunas personas de rechinar los dientes. Esta situación produce una sobrecarga mecánica importante en las piezas dentales. Esta acción puede ocasionar microfracturas en la unión entre el hueso y el implante que puede acabar por producir la reabsorción de hueso. En el caso de detectar un problema de bruxismo en un paciente es preciso extremar la precaución, planificando controles adecuados para verificar el correcto estado del implante.
Pacientes con osteoporosis. Los pacientes que padecen osteoporosis presentan unos huesos de peor calidad, por lo que en estos casos es necesario extremar las precauciones en el caso de someterse a un tratamiento de implantología dental. La misma situación se produce con los pacientes que se han sometido a un tratamiento de quimioterapia o radioterapia. En estos casos es recomendable esperar un mínimo de cinco meses antes de iniciar el tratamiento de implantología para evitar posibles infecciones.
Diabetes. Los pacientes de diabetes son más propensos a sufrir ciertas infecciones, por lo que en estos casos se deben tomar una serie de medidas antibióticas e higiénicas especiales para evitar complicaciones en el tratamiento.

La evaluación adecuada de cada caso por parte de profesionales experimentados es un paso decisivo antes de iniciar un tratamiento de implantología. En Cleardent disponen de un equipo altamente cualificado capaz de tratar cada caso de forma totalmente personalizada para trazar el mejor camino, posible en función de la situación inicial de cada paciente, que le conduzca a conseguir el éxito, un implante duradero.

 

La pieza de titanio

El titanio es un metal que presenta unas características muy particulares. Una de las más destacables es que no oxida. Al no oxidarse, la pieza de titanio que se emplea en los implantes dentales conserva su masa y su forma intacta a lo largo del tiempo, sin experimentar modificaciones.

Para poder tener la seguridad de que esta situación de inalterabilidad se va a producir es imprescindible emplear piezas de titanio de gran calidad. Si se emplean implantes de baja calidad es muy probable que se acabe perdiendo el implante. Las características de la superficie del implante junto con su diseño son los responsables del mantenimiento del mismo, sobre todo en la parte más cercana de la corona dental. En el caso de que el implante sea de baja de calidad y se produzcan complicaciones aparecerá enrojecimiento, inflamación y dolor en la encía que si no es tratada adecuadamente acabara conduciendo a la pérdida del implante.

Es muy recomendable conocer la calidad de la pieza de titanio que se emplea. El paciente debe conocer que solamente existen algunas marcas avaladas para la fabricación de piezas de titanio empleadas en implantología. En Cleardent emplean marcas de gran calidad para la realización de este tipo de tratamientos, consiguiendo siempre los mejores resultados.

 

La corona

El tercer elemento que puede condicionar el mantenimiento del implante es la corona. Normalmente la corona está fabricada en resina, en porcelana o zirconia. Estos materiales son muy resistentes a los golpes, presiones, cambios de temperatura, etc. Pese a ello, una de las complicaciones más frecuentes de los implantes dentales es precisamente la deformación o rotura de esta corona. La calidad del material empleando en la fabricación de dicha corona es vital para que este inconveniente no se produzca con demasiada frecuencia.

El cuidado de la corona es esencial para que su duración sea mayor. De todos modos, esta parte del implante es la que resulta más fácilmente reemplazable. Es muy recomendable realizar revisiones periódicas de los implantes como parte del mantenimiento de un implante. De esta forma es posible detectar el posible deterioro de la corona y su posible reemplazo en caso de ser necesario.

 

Las revisiones, la clave del éxito

Uno de los puntos más importantes para poder contar con una excelente duración de los implantes dentales es llevar a cabo una serie de revisiones. El control periódico de los mismos es un requisito imprescindible para conseguir un implante exitoso durante mucho tiempo.

En estas revisiones se debe evaluar el estado de los tejidos blandos y duros en la zona cercana a los implantes para asegurarse que se produce una correcta distribución de las fuerzas sobre ellos. Del mismo modo, se controla la presencia de placa bacteriana. En el caso de que se detecte su presencia es necesario la eliminación de la misma por parte de un profesional que emplee instrumentos de teflón que no dañan la superficie del implante.

Otro punto clave de estas revisiones consiste en educar al paciente sobre la importancia de la higiene personal, del uso de enjuagues bucales, de la seda dental, etc., para evitar la acumulación de distancias de desecho en torno a los tejidos del implante que podrían derivar en complicaciones en el tratamiento.

Nuestra boca es nuestra mejor carta de presentación y cuidarla adecuadamente es vital para lucir una sonrisa bonita. Se ha afirmado que después de los ojos, la sonrisa es el siguiente punto que más llama la atención de un rostro, por lo que tener una dentadura cuidada es un punto decisivo que aporta mucha seguridad y confianza.

La entrada ¿Los implantes dentales son para toda la vida? aparece primero en Cleardent.es.

Por favor, siganos
Share:

Dra. Edna Evelyn Diaz Oropeza

La Dra. Edna Evelyn Diaz Oropeza es graduada de la Escuela Militar de Odontología y Especialista en Prótesis Bucal graduada por la Escuela Militar de Graduados de Sanidad y con 23 años de experiencia en el área de la odontología le garantiza un resultado de acuerdo a sus expectativas para devolverle o mejorar su salud bucal.

Comments are closed.

Vasco de Gamma 200

Entre Av. Juan Pablo y Calle 2. Boca del Rio, Veracruz

2291158548

Llámanos hoy!!

Horario de Apertura

Lunes - Viernes: 11:00 - 18:00

Agenda

dra.edna@dentistaveracruz.com.mx
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial